Camino de Santiago 2020 – Planificación VS Realidad COVID

Después de tres largos años sin ponerme la mochila a las espaldas, volví a la carga junto a mi pareja para iniciar y completar el Camino Inglés. Una ruta no muy conocida, pero es fantástica si dispones de pocos días y tu objetivo es conseguir la preciada Compostelana.


Como no, la pandemia provocada por la COVID-19 nos hizo plantearnos seriamente no realizar el Camino, pero finalmente nos lanzamos a la aventura. Eso sí, con numerosos cambios para prevenir posibles contagios y ser responsables con el resto de la sociedad.

Día 1 – Viaje de Barcelona a Ferrol

Viajamos en coche hasta Ferrol para poder volver en cualquier momento a nuestra residencia si fuese necesario. El plan era llegar a media tarde a Ferrol ya que debíamos recoger la credencial en la Concatedral de San Julián. Es el único sitio donde te la facilitan, y con un horario más que reducido por la tarde, de 18:30 a 20h. Se accede por una puerta lateral situada a la izquierda de la entrada principal. Si no la conseguís, se puede obtener en uno de los siguientes pueblos, en Neda.

Nos hospedamos en el Hostal Zahara. Muy céntrico, a 5 minutos de la Concatedral de San Julián y a un cuarto de hora del inicio del camino en el puerto de Ferrol. Os recomendamos comer en su mismo restaurante, tienen unas ensaladas de la huerta y unas hamburguesas buenísimas.


Día 2 (Planificación)

Primera etapa: de Ferrol a Neda (15 km) Sencilla, para empezar a rodar y coger un poco el ritmo del camino. Dormir en el Albergue de Neda.

Día 2 (Realidad)


Primera etapa: de Ferrol a Cabanas (26 km) ¡La primera en la frente! Tras llegar a Neda (gran error mío…) al ir a buscar la ubicación del albergue, me percaté que estaba ANTES de entrar a Neda. Tuvimos que retroceder, hacer cerca de 2 km más y caminar sobre nuestros pasos (algo que odio) para llegar al albergue. Las plazas se habían reducido a la mitad por la COVID, el sistema de reserva no pudo ser más tedioso.

Al final conseguimos reservar solo una de las dos camas que necesitábamos… tras plantear diferentes opciones, decidimos seguir caminando hasta Cabanas e ir a un hotel reservándolo previamente. Fue una etapa bastante dura, ya que a parte de los 26 km hicimos 4 km más al volver y marchar del Albergue de Neda, 30 km en total cuando pensábamos hacer justo la mitad. Etapa larga pero sin grandes desniveles, entre Neda y Cabanas te encuentras con largas subidas pero no muy pronunciadas.

Cosas del camino… nuestra primera modificación nos hizo descubrir la maravillosa playa de Cabanas, donde disfrutamos de un atardecer de película.


Día 3 (Planificación)

Segunda etapa: de Neda a Miño (22 km) Recorrido algo más intenso tras una primera jornada tranquila. Dormir en el Albergue de Miño.

Día 3 (Realidad)

Mantuvimos el lugar de destino, Miño. Eso sí, al haber llegado el día anterior hasta Cabanas, la etapa fue mucho más plácida que el primer día, anduvimos 11 km en lugar de 22 km. A destacar la empinada cuesta al salir de Pontedeume. Miño también tiene una playa bien cuca para pasear o pegarse un baño.

Tras ver la limitación de plazas en los albergues por el coronavirus, decidimos hacer un cambio radical para nuestra tranquilidad y así, evitar sustos innecesarios. Eliminamos de nuestro planning los albergues y empezamos a modificar las rutas para poder dormir en hostales u hoteles.

Personalmente, creo que se pierde parte de la esencia del camino al no compartir la jornada con otros peregrinos, pero este año creo que está más que justificado.


Día 4 (Planificación)

Tercera etapa: de Miño a Betanzos (11 km) Camino plácido, gran día para recuperar la forma física para los próximos días. Dormir en el Albergue de Betanzos o el Albergue de Santa María del Azogue.

Día 4 (Realidad)

Así fue, un día la mar de tranquilo. Además, sin prisas al haber reservado hotel en Betanzos. El Camino de Santiago, en temporada alta, se convierte en ocasiones en una carrera. Imaginaros ahora que han limitado los aforos…

Comimos pulpo gallego y la famosa tortilla de Betanzos, la cual se puede comer prácticamente con cuchara!


Día 5 (Planificación)

Cuarta etapa: de Betanzos a Hospital de Bruma (24 km) Día intenso, las guías lo tildan como el más duro del camino Inglés por sus frecuentes repechos o largos ascensos. Dormir en el Albergue del Hospital de Bruma.

Día 5 (Realidad)

¡Más cambios! Si acabábamos la etapa en Hospital de Bruma, era imposible evitar pernoctar en el albergue a no ser que te desviaras varios kilómetros del camino. Finalmente encontramos una casa rural a pie de camino alargando la etapa 7 km más, hasta San Paio de Buscás (Ordes), haciendo un total de 31 km.

Madrugamos mucho para esquivar las altas temperaturas de las horas centrales del día. La verdad es que la ruta fue exigente, pero gracias a la etapa reducida del día anterior, estábamos muy descansados, y además, mentalmente muy concienciados de los que nos esperaba.


Día 6 (Planificación)

Quinta etapa: de Hospital de Bruma a Sigüeiro (24 km) Otro día más con un buen número de kilómetros a realizar. Etapa más plana y de dificultad media. Dormir en el Albergue Camiño Real o en el Albergue Ultreia et Suseia.

Día 6 (Realidad)

Al haber realizado el día anterior 7 km de más, la etapa fue de unos 17 km hasta la Pensión Vilanova. Quiero destacar este lugar, ya que fue con diferencia en el que nos sentimos mejor acogidos. Sus hospitaleros son geniales, cercanos y agradables. Está un par de kilómetros antes de llegar al centro de Sigüeiro, pero disponen de todos los servicios. Gran lugar para descansar y disfrutar de su jardín junto a sus propietarios ya que la localidad de destino no es más que una ciudad dormitorio.


Día 7 (Planificación)

Sexta etapa: de Sigüeiro a Santiago de Compostela (16 km) Último esfuerzo, etapa sencilla para disfrutar de las últimas horas del camino.

Día 7 (Realidad)

Nos sorprendieron los bosques preciosos que cruzamos todo y que estábamos muy cerca de Santiago. Bonita ruta antes de adentrarnos a los polígonos de la capital. La etapa fue de 18 km, las ansias de llegar pueden hacer que se te haga un pelín larga. ¡Hay que saborear cada paso! La aventura llega a su fin.

Pisar de nuevo la Plaza de Obradoiro no tiene precio. Finiquitado el Camino Inglés en seis etapas para el recuerdo.

0
Suscríbete
Notificarme
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios