Camino de Santiago 2014 – Resumen

El pasado 2 de agosto del 2014 inicié con un gran amigo (Guille) el Camino de Santiago: Ruta del Norte y fue una de las mejores experiencias de mi vida. Eso sí, espero alargar esta andadura durante los próximos años hasta llegar a Santiago de Compostela.


Día 1 – Viaje de Barcelona a Irún

Viajamos desde Barcelona (Estación de Sants) a Irún en tren. Mi amigo ya había hecho otras rutas, pero no la del norte, yo ninguna, así que creímos que sería un camino bonito, con muchos contrastes. 

Las dificultades empezaron antes de llegar. Quisimos salir de Barcelona el día 1 de agosto, pero nos pilló una huelga de trabajadores de ADIF. Al día siguiente, bien temprano, el bueno de mi padre nos llevó a la Estación de Sants y, de camino, el coche en el que íbamos se nos estropeó. Por suerte pudimos llegar. No podíamos dejar el coche parado del todo o empezaba a vibrar de forma descomunal y se calaba, parecía que se iba a desmontar.

Cuando llegamos a la estación, fuimos a información (ya que los billetes eran de ayer, pero según la web nos servían para el día siguiente a la misma hora) y nos tocó el más incompetente de todos los que trabajaban. No escuchó ni lo que le pedimos. Simplemente queríamos saber si esos billetes nos valían o debíamos hacer algún tipo de cambio. Sin mediar casi palabra, el muy “simpático”, nos reembolsa/anula los billetes…  quedaban 15-20 minutos para embarcar y nos decía que estaba lleno, que para cuando queríamos los nuevo billetes… “¿Los queréis para mañana? ¿Pasado? ¿Qué día?”. Si hubiese sido un poco observador se habría percatado de las mochilas enormes que calzábamos. Al final, tras varias charlas por aquí y para allá, conseguimos unos nuevos billetes a unos 5 minutos de que se fuera el tren. Menudos sudores fríos, tensión máxima y carreras para llegar, casi nos quedamos en tierra por segundo día consecutivo.

Fuimos al albergue y estaba cerrado, hasta el mediodía/tarde no abrían, sobre las 16:00h más o menos. Nos fiamos de la buena fe de los peregrinos que estaban haciendo cola en las escaleras del bloque, dejamos nuestras mochilas en una hilera que marcaba el orden de llegada y nos fuimos a comer. Nuestro presupuesto no era elevado. Nos metimos en una especie de Kebab.


Por fin entramos en el albergue. El hospitalero era muy majo, además era catalán como nosotros. La habitación que nos tocó era de 6 plazas. Estábamos en un piso habilitado, así que habían pocas plazas. Nos tocó dormir al lado de unos australianos que se tiraban pedos constantemente y roncaban la ostia. Ese día nos costó dormir, aún estábamos demasiado descansados.

Por la tarde nos fuimos a Hondarribia ya que en Irún no había nada que ver. Para coger un poco de ritmo fuimos andando, unos 5-6 kilómetros. La gorra hacia atrás es constante en el camino, y no por gusto, el sol te pega casi siempre en el cogote.

A la vuelta ya nos tenían preparadas las credenciales. Tocaba descansar, si los australianos pedorros nos dejaban… creo que cerraban el acceso y apagaban las luces del albergue a las 21:00h, horarios a los que no estábamos nada habituados. Nos esperaba una gran aventura al día siguiente.


Kupari

Soy Jose, aunque podéis llamarme Kupari. En la vida real soy administrativo, pero en Internet me monto mis películas. Llevo gafas para parecer más avispado. Podría resumir mi vida en cuatro apartados: currante sedentario, peregrino cojo, fotógrafo amateur y ex-gamer

También te podría gustar...

Suscríbete
Notificarme
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios