Análisis Legendary Eleven

Eclipse Games no regala a nuestras retinas fútbol retro a espuertas. Menú ochentero, gráficos con ese toque de antaño, jugadores con una apariencia que denota la época en la que se disputan los partidos en Legendary Eleven. Por desgracia, retro en todos los sentidos, con una jugabilidad del pasado y algo obsoleta.


Gráficos y sonido

Debo reconocer que su aspecto visual me tiene enamorado. Carece de grandes texturas, pero el conjunto es bastante sólido, y lo más importante, se aleja de cualquier otro juego de fútbol del mercado. Pantalones cortos, camisetas por dentro, balones Mikasa, porterías con redes infinitas que me recuerdan a los partidos de antaño del Real Zaragoza como local y melenas al viento.

Los jugadores tienen una apariencia caricaturizada que les sienta genial, los huds que aparecen en pantalla están bien situados y nos ofrecen mucha información. También disponemos de repeticiones, algo que me parece un extra que siempre es bienvenido para recrearte con el golazo que acabas de marcar. Hay pequeños detalles que te ayudan a saber el estado de cada jugador. Por ejemplo, si está sudando, sabes que ya no le queda energía para sprintar. En el apartado jugable profundizaremos al respecto.

Sonoramente hay poco que decir, el comentarista aparecerá en escena en momentos puntuales del partido, para dar el pitido inicial, al haber una falta, un gol, etc. Durante el partido escucharemos las carreras de los jugadores por el césped, algunas quejas tras recibir una entrada y los cánticos de la grada durante todo el partido. Creo que a este tipo de juegos les sienta de maravilla poner música durante los partidos, cosa que echo en falta.

Jugabilidad

Qué grandes ideas, cuantas rutinas tan bien implementadas… pero qué CPU más desastrosa. El cuento de siempre con estos juegos de fútbol arcade realizados por pequeños estudios. El modo más difícil, es extremadamente fácil. Quizás puedes encontrar algo de reto si juegas con una selección muy modesta versus los más grandes.

La previa del partido te permite hacer casi de todo. Puedes elegir la formación de tu equipo y modificar la alineación ya que cada uno de los futbolistas tiene sus stats. Una vez has seleccionado tu once inicial, puedes elegir algunos “extras” que tendrás durante el partido. Por ejemplo, que el árbitro sea permisivo y haga la vista gorda con tus entradas, que tus delanteros sean más hábiles, que los pases en defensa sean más rápidos, etc. Puedes seleccionar un máximo de cuatro ventajas.

Durante el partido hay faltas, fueras de juego, tarjetas y penaltis. Todo está sorprendentemente bien implementado. El punto más fantasioso de este juego son los supertiros. Si encadenas un buen número de pases o regates, activas el supertiro, el cual es gol casi siempre a no ser que realices el disparo demasiado escorado de la portería. Lo más curioso es que, cuanto más supertiros hagas durante el partido, cada vez será más complejo rellenar la barra de carga de este, todo un acierto. Por ejemplo, para activar el primer supertiro, necesitarás hacer 4 pases enlazados. Para activar el tercer supertiro, quizás necesitas hacer 12 pases seguidos. Si perdemos el balón o nos hacen una falta, la barra que hemos ido cargando se vaciará en pocos segundos a no ser que recuperemos el balón.

El hud del juego nos ofrece mucha información. Desde la barra que hemos comentado del “superchute”, el cansancio de los jugadores o su estado anímico. Si ves que el rival más cercano tiene fuego que le sale de la cabeza (en su hud), seguramente va a ir a por ti con los tacos por delante para parar la jugada.

Es de los juegos arcade con la jugabilidad más bien marcada y personalizada que existe actualmente, pero… no me convence que la pelota esté extremadamente enganchada a los pies de los futbolistas, queda muy feo. La física del balón es más que aceptable, el esférico es muy pesado, pero le falta ese punto de libertad para que el juego sea aún más divertido. La estacada final se la lleva la CPU del rival: poco inteligente y que “mata” los modos de juego, ya que una vez ganas una final en el máximo nivel 5 a 0… el juego queda relegado a un segundo lugar ya que no hay ninguna motivación para seguir jugando a él.

Modos de juego

Como es habitual, dispone de las típicas copas a disputar, la Copa Europa, Copa del Mundo, Copa América, etc. Lo que ha sido una sorpresa agradable son los “Partidos de Legenda”. En este modo te encontrarás con un resultado normalmente adverso a remontar en un periodo de tiempo reducido, todo un acierto. Rememorarás grandes momentos de la historia del fútbol siendo tu el protagonista de la epicidad del momento.

Valoración Legendary Eleven  | Videojuegos
Videojuegos
 
6.3
Un gran idea cuidada y divertida durante sus primeras horas pero que se desvanece una vez descubres sus secretos bajo una CPU muy limitada y básica. Goza de un apartado visual resultón y unas mecánicas jugables muy bien pensadas, una opción recomendable para disfrutarlo con otros amigos.
Jugabilidad : 6 / 10
Modos de juego : 7 / 10
Gráficos : 7 / 10
Sonido : 6 / 10
Diversión : 6 / 10
Duración : 6 / 10
Pros
  • + Apartado gráfico sencillo pero con personalidad
  • + Unos pilares jugables diferentes y bien llevados a cabo
  • + El modo de juego "Partidos de Leyenda"
Contras
  • - La CPU es básica y sencilla de ganar incluso en el mayor nivel de dificultad
0
Suscríbete
Notificarme
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios