Análisis Behold the Kickmen

¿Qué juego de futbol esperarías de una persona que odia el fútbol? Eso es lo que la pasado por la cabeza a Dan Marshall, creador de Behold the Kickmen. Es un juego de fútbol en el cual, lo único que comparte con este deporte es su objetivo: meter la pelota entre los tres palos. Todo lo demás, es pura coincidencia.


Antes de nada, deberéis preparar vuestra mente para ver un campo redondo delimitado por muros. El estadio está dividido por zonas, y según la lejanía del chute, el gol puede valer por dos o incluso tres, una locura. Si aún no te ha explotado la cabeza, quizás te pasará ahora: los fueras de juego son zonas en las que no puedes estar durante un rato, y si lo estás al acabar una cuenta atrás, te expulsan un jugador. Para que te piten falta debes patear el portero o un jugador que no tenga la pelota, en caso contrario el árbitro os dirá… ¡Sigan, sigan!

Al iniciar, os recomiendo encarecidamente hacer el tutorial donde os explicarán más detalladamente los controles mientras van soltando pullitas sobre el mundo del fútbol. Eso sí, en perfecto inglés, no está traducido a ningún otro idioma. Si tu nivel no es muy elevado, seguramente te pasará como a mi, acabarás entendiendo sólo la mitad de las bromas.

El juego se basa en un único modo historia donde podrás editar el nombre de tu equipo y del jugador estrella. Ése serás tú. El objetivo es ir ganando partidos para ascender de categoría en las diferentes divisiones que hay, hasta enfrentarte con el equipo más TOP del campeonato, Brasil.

Durante los primeros partidos irás ganando diferentes habilidades. Una de las más básicas, aprenderás a pasar el balón. También podrás desbloquear una especie de finta lateral, el sprint, las entradas precisas (donde el balón se teletransporta a tus pies tras la segada) y la opción de curvar la dirección del balón tras la carga de disparo.

Esa es otra, cuando disparas, el tiempo prácticamente de detiene para ir cargando el chute. Cuanto más tiempo mantienes el botón, más fuerte será, pero también direccionalmente será más impredecible. Como podéis leer, todo muy fantasioso, qué menos de alguien que le desagrada el fútbol.


Durante los partidos no sólo deberás marcar goles para ganar, si no que lo deberás hacer con arte, con tikitaka. Si mantienes la posesión, robas el balón, haces fintas y pases, irás rellenando un contador que, al marcar gol, se convertirá posteriormente en dinerito fresco. Con él, podrás mejorar tus stats, como la resistencia, la calidad del portero, la potencia del balón o la efectividad de las segadas.

Como diría el Cholo, partido tras partido, consigues ir mejorando tu pésimo equipo inicial, haciéndolo más competitivo para poder vencer al club canarinho. Se agradece poder elegir la posición de los jugadores en el campo circular, aunque al final acaban casi siempre apelotonados tras el balón como pollos sin cabeza.

La CPU rival es un desastre, así se claro. Tal y como te está jugando como si un simio estuviese detrás de los mandos, empieza a enlazar pases en los que solo puedes esperar a que acabe la jugada. En ocasiones se queda en el área rival, tras superar al portero sin lanzar a portería, horroroso. Lo bueno es que, todo esto, se hace relativamente divertido y jugable.

Eso sí, una vez acabado este modo carrera, poco más hay para hacer. Podrás disputar partidos sueltos, en los que puedes elegir los gráficos, el clima (lluvia, nieve, de día, de noche, con viento, etc), el balón, etc.

En los partidos controlas todo el equipo de nueve jugadores. Se echa (muchísimo) en falta un botón para poder cambiar de jugador, es desesperante que la máquina sea la que decida por ti. Juegan un punto muy importante las entradas, en las que el tiempo se ralentiza para elegir la dirección donde te deslizarás. Gran parte del partido estarás corriendo arriba y abajo metiendo patadas para recuperar el balón y chutar lo más rápido posible para evitar que te lo robe la CPU.

Valoración Behold the Kickmen  | Videojuegos
Videojuegos
 
5.3
Behold the Kickmen es un juego diferente, muy raro. Tiene una base futbolística, pero puntúan los goles como si de baloncesto se tratara. Su estilo de juego sorprende inicialmente para bien, pero acaba siendo monótono y frustrante a la larga por una CPU rota.

Un gran idea en la que parece que su creador no ha sabido dotar de más variantes para que no acabe el juego en el fondo de la estantería a las pocas semanas.
Jugabilidad : 5 / 10
Modos de juego : 5 / 10
Gráficos : 7 / 10
Sonido : 7 / 10
Diversión : 5 / 10
Duración : 3 / 10
Pros
  • + La idea es buena
  • + Gráficamente es agradable
Contras
  • - La ejecución de la idea
  • - La escasez de modos de juego
  • - La IA de la CPU es horrenda

0
Suscríbete
Notificarme
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios