Análisis Alpaca Ball: Allstars

En estos últimos años varias compañías se han atrevido a lanzar juegos de fútbol originales y atrevidos. Hemos podido marcar goles con jugadores cabezones, coches voladores, personajes de animación… ¡lo que no me imaginaba era jugar con alpacas! Esta idea alocada y tan divertida nos ha servido Salt Castle con la creación de Alpaca Ball: Allstars.


Modos de juego

El gran peso del juego se lo lleva su modo Trayectoria, donde deberemos llevar a nuestra alpaca hasta lo más alto de este deporte: el alpacabol. Antes de iniciar su andadura, podremos personalizar nuestra encantador animalejo con varios tipos de pelaje y complementos.

Este modo nos insta a salvar nuestro hogar de una alpaca engreída y adinerada, a la cual deberemos vencer. Para ello, deberemos jugar todo tipo de partidos moviéndonos por un mapeado en miniatura de Sudamérica y Europa. Al ir ganando partidos, conseguiremos que nuestros amigos su unan a esta buena causa formando equipo y acompañándonos a Europa para ganar el ansiado trofeo.

Jugaremos en numerosos estadios, cada uno completamente distinto y caracterizado según su localización. Podremos jugar entre las favelas de Brasil, en una playa de Valencia, en la cima de un volcán o en un precioso estadio de Londres entre otros lugares cuidadosamente detallados. En total, más de 10 estadios, todo un acierto.

Otro aspecto a destacar es que cada terreno de juego tiene unas dimensiones distintas, con los extremos del campo redondeados o en diferentes ángulos. Si a esto le sumamos que el balón puede ser de playa, de rugby, un disco, un dado o una bomba. Las posibilidades y variantes de juego se multiplican.


Lo único que podemos echarle en cara es su duración, unas tres horas. Además, ante la falta de otros tipos de modo de juego, puede saber a poco, y más cuando estás disfrutando con su divertida jugabilidad. Habría estado genial añadir un modo torneo o liga para alargar su durabilidad, ya que repetir el modo Trayectoria o jugar partidos sueltos no es muy alentador.

También podrás jugar partidos multijugador local con hasta 8 jugadores, o completar el modo Trayectoria acompañado de otro jugador. No disponemos de modos online. Una pena, le habría sentado como anillo al dedo.

Jugabilidad

Las físicas forman una parte importante de la jugabilidad. Incluso si varias alpacas golpean a la vez a una tercera, esta sale volando varios metros hacia el cielo. Es puro espectáculo, es un no parar de golpes, cuellazos, carreras hacia arriba y hacia abajo, etc. Es gracioso cuando fallas un pateo y te golpeas contra un muro, quedando por unos segundos inconsciente. Dada esta locura constante, estaría genial que añadiesen un pequeño indicador sobre nuestra alpaca, porque a veces es fácil perderle la pista.

Es sorprendente lo bien ajustada que está la CPU, la cual incluso tiene diferentes formas de juego. Están los equipos en los que todas las alpacas van siempre a por el balón, y en otros casos, hay una alpaca que se queda defendiendo y la otra atacando.

He disputado partidos muy igualados, llegando a sudar la gota gorda para conseguir alguna que otra victoria. Considero que en los partidos de 1 contra 1, nuestra alpaca rival debería ser más competitiva, ya que son los únicos encuentros que he ganado con absoluta superioridad.


Si en el partido están activados los potenciadores, irán apareciendo aleatoriamente en las cabezas de las alpacas el poder especial otorgado. Hay de lo más variopintos, desde conseguir un cuello bastante más largo, ser una alpaca que ni el mismísimo Hulk podría vencer o hacer uso de telequinesis en tu próximo disparo. También hay otros que te hacen empequeñecer o poder apuntar tu próximo disparo deteniéndose el tiempo justo cuando golpeas el balón.

Gráficos y sonido

Es un juego colorido, muy compacto y bien acabado. Tal y como os comentaba anteriormente, los estadios de diferencian claramente según su localización, con todo tipo de pequeños detalles. Si juegas en la selva, quizás hay una serpiente moviéndose por el terreno de juego. Si lo haces en las favelas de Brasil, habrá algún que otro papel por el suelo. Estas pequeños detalles son los que demuestran el cariño y tiempo dedicado.

Lo mismo sucede con las porterías y las paredes que delimitan el terreno de juego. Al golpear el balón sobre ellas se mueven, dándole un punto visual muy atractivo. Los efectos de sonido cumplen a la perfección, acompañados de una banda sonora muy apropiada teniendo en cuenta que nuestra entrañable alpaca es nacida en tierras latinas.

Valoración Alpaca Ball: Allstars  | Videojuegos
Videojuegos
 
8
Alpaca Ball: Allstars es un juego tremendamente aditivo y divertido. Lo he disfrutado muchísimo, pero cuando ya estaba cogiéndole el tranquillo a esto de meter goles con el cuello de mi alpaca, se ha acabado su modo principal.

Su estilo desenfadado, su jugabilidad y CPU más que notable, lo hacen de un juego que no puede faltar en la colección de los amantes del fútbol arcade.
Jugabilidad : 9 / 10
Modos de juego : 6 / 10
Gráficos : 9 / 10
Sonido : 10 / 10
Diversión : 9 / 10
Duración : 5 / 10
Pros
  • + Sus físicas
  • + Muy divertido con amigos
  • + El cariño que desprende en todos sus apartados
  • + La IA de la CPU
Contras
  • - El modo Trayectoria se hace muy breve
0
Suscríbete
Notificarme
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios